www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Cáncer Cervical Cáncer Cervical La Semi-Escandalosa Historia de una Ex-Virgen: Un Conversación con Danielle Sepulveres

La Semi-Escandalosa Historia de una Ex-Virgen: Un Conversación con Danielle Sepulveres

E-mail Print PDF

“Ya me había encontrado tumbada anteriormente con todo lo que me hace mujer desparramado al aire libre a vista de todo el mundo mientras nitrógeno líquido está siendo inyectado en ello, cómo diablos pudiera empeorar la cosa. Hace un año te hubiera dicho que nitrógeno líquido es lo que se usa para hacer la bomba atómica.”

Danielle SepulvedesA la edad de 23 años Danielle Sepulvedes fue diagnosticada con pre-cáncer cervical y comenzó lo que ella califica “Tres años de miedo, amor, pérdida y mucha terapia.” En su libro Losing It: The Semi-Scandalous Story of an Ex-Virgin (en español Volviéndome Loca : La Semi-Escandalosa Historia de una Ex-Virgen), hace uso de un toque ligero para documentar su historia de” acercamiento a la madurez” que incluye la lucha con visitas clínicas, relaciones, y propia estima mientras navega lo que es aún un mundo adulto desconocido.

Camina sobre la secuencia de tu diagnóstico y tratamientos.

A la edad de 23 fui a hacerme mi primer Papanicolaou después de volverme sexualmente activa y resultó anormal. En la clínica indicaron que no estaban seguros si los resultados fueron mal interpretados y que debería de volver a hacerme la prueba otra vez, lo que hice aproximadamente un mes más tarde: resultó anormal otra vez.

Por lo tanto me hicieron una colposcopía y una biopsia y me dijeron que todo parecía estar bien, no necesitarían nada excepto observarme de cerca. Otro Papanicolaou posterior un par de meses más tarde seguía mostrando células anormales que parecían sugerir PVH de alto-riesgo. Los cambios de células fueron tratados con crioterapia (congelando el cérvix con nitrógeno líquido), y después de recibir, de nuevo, más resultados anormales de Papanicolaou, me dieron otra ronda de tratamientos. Unos meses más tarde hicimos la prueba otra vez, los resultados seguían siendo irregulares, por lo tanto concertamos un LEEP (Loop Electrosurgical Excision Procedure en inglés o Conización por asa de diatermia en español – el uso de una asa de alambre delgado para extirpar el tejido cervical anormal). Todo esto tomó un periodo de dos años desde que me diagnosticaron por primera vez hasta las visitas de seguimiento después del LEEP cuando me dijeron que todo estaba claro, que no había más recurrencias de células anormales cervicales.

Todo se ha mantenido claro, y ahora vuelvo a la rutina de hacerme examines anuales, ¡lo que es un cambio positivo!

¿Ha oído hablar alguna vez del PVH?

Casi de paso cuando el PVH fue mencionado durante una clase en la universidad cuando fue descrito como la ETS más común, ¡sin embargo nadie en la clase había oído hablar de ello! Años más tarde, cuando estaba deshaciéndome de cosas en el almacén, encontré mis antiguos cuadernos de la universidad y recuerde haber visto las notas que tomé en esa clase: el PVH es común, a los hombres no se les hacen las pruebas, case 3 de cada 4 mujeres pueden esperar en tenerlo en algún punto de su vida. Pensé que era gracioso como ahora sé todo esto y en aquel entonces no le di demasiada atención.

¿Qué preocupada estabas de desarrollar cáncer cervical?

Mi médico me hizo sentir como que era manejable. Me dijo que el PVH y los Papanicolaou anormales son comunes y que mi condición era algo con lo que podíamos lidiar. Estaba preocupada, a pesar de ello: mi pensamiento era que ¿si tenía pre-cánceres a la edad de 23, el hecho de que los esté mostrando a tan joven edad sugiere que hay algo genético que significa que estoy realmente enferma? Hable sobre la experiencia de hacerse la colposcopía y la biopsia.

Digo a las mujeres que es como tu prueba normal al extreme: la colposcopía/biopsia toma más tiempo y duele más. Es verdaderamente incómodo porque están mirando a cosas bajo un microscopio y, conmigo, usaron un tinte. Había estudiantes de medicina observando, ¡mi médico les iba explicando lo que estaba pasando!

También, van diciendo cosas como “OK, ¿veis eso? Sí, eso podría ser” y voy pensando “Fantástico, ¿qué veis?” Además, con un examen regular entras y sales, se acaba pronto con pocos, si alguno, efectos secundarios. Con la biopsia la mujer puede acabar con un tampón quirúrgico o necesitar un pañuelo sanitario durante uno o dos días.

¿Qué dices sobre la crioterapia?

No es del todo malo, para mí hubo algunos retortijones y nausea, pero no fue terrible. Tienes que tomártelo con calma después, definitivamente no te sientas con la necesidad de ir al gimnasio durante una temporada. Tomé algo de ibuprofeno antes del tratamiento y eso me ayudo.

¿Y sobre el LEEP?

El LEEP no fue malo en absoluto; te suministran anestesia local por lo tanto realmente no sientes nada durante el procedimiento. Una vez llegas a casa podrías tener algunos retortijones y nausea, simplemente sintiéndote incómoda, parecido a lo que sentí después de la crioterapia. Era difícil de encontrar una posición cómoda a la hora de ir a dormir. Simplemente le toma unas horas a tu cuerpo para calmarse y asentarse.

¿Qué deberían los proveedores de salud saber a la hora de hablar con mujeres diagnosticadas con PVH y pre-cánceres cervicales?

Tuve suerte, mi médico fue verdaderamente bueno conmigo, pero tienen que tener cuidado y elegir con precaución lo que dicen. Lo que más me alarmó fue cuando me dijeron que no les gusta subministrar el LEEP a mujeres de mi edad por temas relacionados con futuros embarazos, como parto prematuro. En parte porque era tan joven, me imaginé las peores situaciones hipotéticas “No vas a tener hijos” ¡aunque eso no fue lo que me dijeron! A la hora de hablar de opciones de tratamientos con mujeres en edades para criar, el tema del embarazo y poder llevarlo a término debe de ser manejado con la mayor delicadeza. Quizás reconocer la existencia de posibles complicaciones pero añadiendo que estos problemas no son extremadamente comunes y que somos muy buenos a la hora de hacerle seguimiento para asegurarnos que no se da el parto prematuro.

Habla sobre las emociones que acompañan todo esto.

La parte emocional para mí fue el sentirme sola. Nadie debería de sentirse aislada, por lo tanto es importante hablar con tus amigos y familiares. Si tienes pareja, está bien hablar con ellos también y no es poco usual si se sienten confusos e inseguros. Podéis vencer esto juntos y todo lo que vosotros sentís, todas las emociones, son probablemente normales incluso si piensas que no es así. ¡Parce como que tuve todas las emociones multiplicadas por cinco!

¡No es siempre fácil hablar sobre el PVH, cáncer cervical, y “asuntos de mujer”! ¿Por qué escribiste este libro?

Fue terapéutico para mí. La relación en la que me encontraba en aquel entonces estaba creciendo y sentí la necesidad de conservarlo por lo que me estaba pasando medicamente, como que necesito a alguien alrededor aunque fuera poco saludable en mucho aspectos. Lidié con los asuntos médicos y la relación al mismo tiempo, o sea que fue un gran círculo completo. Tenía dudas de hablar sobre esto, por lo tanto el libro sucedió porque estaba escribiendo cosas ¡cuando no sabía con quién habla!

Srta. Sepulveres, quien vive en Nueva York, trabaja en televisión y cine y en la actualidad está involucrada en la producción del show The Good Wife. Visite la página de Facebook de Losing It para más información. Publicado por Bryce Cullen.