www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Perspectivas Personales Perspectivas Personales Lo único que podía hacer era llorar

Lo único que podía hacer era llorar

E-mail Print PDF

A la edad de 23 estaba sintiendo mi primer corazón roto de verdad cuando fui a hacerme mi Papanicolaou regular. Como la mayoría de las mujeres, no estaba preparada para oír “Su prueba resultó anormal y deberá visitar un especialista”. La médico a la que me refirieron no podía verme para una colposcopía por dos extremadamente largos meses.

En la nueva clínica, la enfermera me trajo a la habitación de pruebas, me preguntón unas pocas preguntas estándar, a continuación me dio un folleto sobre PVH. Estaba tan confusa y en choque: ¿cómo me puede estar pasando esto a mí? La enfermera me dijo que la médico me daría más explicaciones (¡lo estaba esperando, porque necesitaba más que un folleto!). Tengo una médico asombrosa. Fue extremadamente informativa y me mostró la pequeña área del cérvix que está afectada. Me dijo que los resultados estarían disponibles en un par de semanas y que la mayoría de los casos de PVH se aclaran dentro de dos años.

La enfermera me llamó un poco más que una semana más tarde para decirme que tenía células pre-cancerosas a causa de PVH de “alto riesgo”. Lo único que podía hacer era llorar. Me he estado haciendo mis Papanicolaou cada 6 meses sin cambios durante 2 años. Este pasado año tuve mi colposcopía de seguimiento. Esperaba que los resultados fueran normales y que esto se terminara. Desafortunadamente parece ser que yo no soy uno de los casos típicos en los que se aclara en dos años. Sigo en protocolo de “alto riesgo” y me hago pruebas cada 6 meses. Me subministraron la vacuna Gardasil® para protegerme en contra de otros tipos de PVH.

Promociono e intento convencer a toda mujer joven que encuentro a que se vacunen y se hagan el Papanicolaou. Esta página de Internet es muy buena para mujeres que están lidiando con el PVH.

--Proporcionado por una visitante a ASHAstd.org. ¿Tiene una historia que compartir? Envíenos un correo electrónico a This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it .