www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Detección y Tratamiento Detección y Tratamiento ACOG Actualiza las Pautas de la Prueba de Cáncer Cervical

ACOG Actualiza las Pautas de la Prueba de Cáncer Cervical

E-mail Print PDF

Las pautas actualizadas del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG – siglas en inglés) indican que la mayoría de las mujeres deberían de hacerse la prueba de cáncer cervical una vez cada tres a cinco años.

Las directrices de ACOG esencialmente son parejas a aquellas publicadas a principios del 2012 por la Sociedad Americana del Cáncer (ACS – siglas en inglés), el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. (USPSTF – siglas en inglés) y otras organizaciones. Merece resaltar:

  • Las pruebas de cáncer cervical con el Papanicolaou debería de comenzar a los 21 años de edad, no importe el historial sexual de la persona.
  • La prueba del Papanicolaou no debería de ser administrado más que cada tres años para la mayoría de las mujeres, un gran cambio del mensaje tradicional “un Papanicolaou al año” seguido por muchas mujeres y médicos. Se sigue recomendando que las mujeres se hagan un chequeo anual de “bienestar de la mujer” y, por supuesto, aquellas que reciben resultados de Papanicolaou anormales, recibirán pruebas con mayor frecuencia.
  • Es apropiado hacerse la prueba del PVH (preferencia de acuerdo con ACS), en conjunción con el Papanicolaou, en mujeres de 30 años de edad y más. La co-pruebas deberían de darse sólo cada cinco años en aquellas mujeres con resultados normales de la prueba.
  • La prueba de PVH no se deberá de subministrar a mujeres menores de 30 excepto como seguimiento a resultados no claros del Papanicolaou.
  • La mayoría de mujeres pueden dejar de someterse a las pruebas de cáncer cervical a los 65 años de edad, siempre y cuando la mujer no tiene historial de cáncer o pre-cáncer cervical y los tres últimos consecutivos resultados de Papanicolaou hayan resultado en normales (o dos pruebas de PVH normales) en los últimos 10 años. Aquellas mujeres con mayor riesgo de contraer cáncer cervical (por ejemplo, mujeres con historial de cáncer o pre-cáncer cervical y mujeres VIH positivas o que tienen el sistema inmune comprometido) podrían requerir pruebas con más frecuencia.

      La razón por la cual se deshacen de la prueba anual de Papanicolaou es evidencia de que poco se gana al hacerse la prueba con mayor frecuencia y que potencialmente puede hacer daño al hacerse demasiadas pruebas con exámenes de seguimiento (como la colposcopia/biopsia) y tratamientos al cérvix, especialmente en mujeres de edades de tener bebés.

      Puede acceder a las nuevas pautas en el Boletín de Práctica Número 131 de ACOG, Pruebas del Cáncer Cervical, que han sido publicados en la edición de Noviembre de Obstetrics & Gynecology. Lea el artículo en inglés en la página de ACOG.