www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Perspectivas Personales Perspectivas Personales No entendemos cómo sucedió esto

No entendemos cómo sucedió esto

E-mail Print PDF

¡Hace menos de una semana mi marido me pidió que mirara algo! Había estado experimentando sangrado rectal de forma intermitente por aproximadamente un mes. La primera vez que miré no vi nada pero más o menos un mes más tarde miré otra vez y vi lo que pensé que eran manchas en la piel. ¡Me metí en el Internet inmediatamente y encontré que podrían ser verrugas anales! Por lo tanto, el próximo día fuimos a ver al médico y así lo confirmó, verrugas anales, y las trato congelándolas. También le explicó a mi marido cómo contrajo el PVH, a través de contacto directo con alguien que tiene el virus. Mi marido reacciono con incredulidad y choque, y seguimos intentando lidiar/comprender cómo nos ha (le ha) ocurrido esto. Llevamos 23 años casados sin haber tenido otras relaciones sexuales en nuestro matrimonio. El médico sigue haciendo más pruebas, pero verdaderamente piensa que mi marido tiene PVH y verrugas anales.

Al principio me pregunté si me había sido infiel, a continuación no sentamos y tuvimos una conversación larga, y fue entonces cuando me di cuenta de que él no sabía nada sobre el PVH o verrugas. Mi marido sigue estupefacto por tener esto, sigue intentando explicarse de qué otra manera pudiera haber contraído esto como cuartos de baños públicos, ¡pero toda la información indica que NO!

--Proporcionado por un visitante a ashasexualhealth.org ¿Tiene una historia para compartir? Envíenos un correo electrónico a This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it .

Hay veces que las verrugas anales son detectadas en personas sin historial de haber tenido sexo anal, pero la ruta de transmisión exacta no está bien definida. Aunque la mayoría de los casos probablemente resultan a través de recibir relación sexual anal, es posible que la inserción de dedos pueda suponer riesgo de transmisión de PVH. En cuestión de introducir el PVH en el recto a través de dedos, el riesgo de transmisión es mayor si hay verrugas presentes en, o cerca, del ano. La proximidad con la lesión (lo que es un depósito de cantidades relativamente altas del virus) podría hacer que el recto fuera expuesto a células de la piel infectada a través de inserción digital o quizás a través de actividades relacionadas con la higiene (como el limpiarse después de ir al baño o lavarse). Además, las verrugas anales pueden desarrollarse a través de contacto genital-anal sin que haya penetración, como durante las actividades sexuales preliminares. --ed.