www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Cáncer Cervical
Cáncer Cervical

Estadísticas de Cáncer del 2012

E-mail Print PDF

El número de casos estimados de cáncer cervical en los EE.UU. se mantiene bastante firme pero los datos de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS – siglas en inglés), en su diario CA: A Cancer Journal for Clinicians, indican que existen disparidades raciales agudas en el número de casos nuevos e índice de supervivencia.

ACS estima que hay 12,710 casos nuevos de cáncer cervical en los EE.UU. cada año, produciendo aproximadamente 4,300 muertes. En su informe, Estadísticas de Cáncer, 2012, la Sociedad indica que la enfermedad la mayoría de las veces afecta a mujeres entre los 40 y 49 años de edad; 1 mujer de cada 373 entre estas edades desarrolla cáncer cervical. En general, 1 de cada 147 mujeres va a desarrollar cáncer cervical en algún momento de su vida.

Uno de los temas más fastidiosos es el impacto desproporcionado de la enfermedad en las comunidades de color. Mientras que el índice de enfermedad en las mujeres blancas es de 7.7 de cada 100,000, el índice en las afro-americanas e hispanas es de 10.6 y 12.2 de cada 100,000, respectivamente. Las mujeres nativas-americanas también muestran un índice elevado con 9.8 de cada 100,000. El índice entre las mujeres asiáticas es de 7.4.

Los números también son inquietantes a la hora de observar los índices de mortalidad, con el doble de mujeres afro-americanas muriendo a causa del cáncer cervical en comparación con las mujeres blancas. La mortalidad en la mujer hispana y nativa-americana es también más alta en comparación con la mujer blanca. Los expertos en salud pública creen que las discrepancias se deben en gran parte a factores sociales que incluyen la falta de acceso al cuidado de la salud.

Referencia:
Rebecca Siegel, Deepa Naishadham, Ahmedin Jemal. Cancer Statistics, 2012. CA CANCER J CLIN2012;62:10–29. Disponible en linea.

 

Noticias sobre la Expedición Starry Ganga – ¡Lo Consiguió! Michele Baldwin Ha Remado 700 Millas por la Causa

E-mail Print PDF

Michele Baldwin, madre soltera de tres, está luchando contra el cáncer cervical. Haciendo cara a su propia mortalidad, decidió transcurrir parte del tiempo y energía que le resta en una excursión de 700 millas donde, en una tabla de surf de nariz chata, travesó el rio Ganga (a veces llamado Ganges) en India al estilo gondolero, de píe con un remo--un viaje ella se llamaba la Expedición Starry Ganga. Mientras algo así sería considerado impresionante en una persona en plena salud, es extraordinario en una persona arrasada por cáncer.

Michele BaldwinLa razón de su excursión era para concienciar al público sobre el cáncer cervical y el hecho de que la enfermedad es prevenible a través de las pruebas (como el Papanicolaou y la prueba de PVH) y las vacunas. Otra de las metas era recaudar fondos para la Iniciativa Global Contra el Cáncer Cervical (GIAHC – siglas en inglés) fundada en el 2010 por la médico Dra. Shobha Krishnan.

Michele terminó su excursión a remo con éxito justo antes del Día de Acción de Gracias del 2011. Su madre, Ruth Frazier, anunció el término exitoso de la excursión en la página de Facebook de Starry Ganga:

“Lo consiguió. Michele Baldwin se convirtió en la primera mujer que jamás completado las 700 millas de travesía del rio Ganga en India en una tabla a remo y con cáncer cervical en su etapa final. Ha completado esta peregrinación para concientizar al público sobre la enfermedad y recaudar fondos para su tratamiento a través de GIAHC. Fue acompañada en cada golpe de remo por el cineasta y amigo, Nat Stone en su canoa Starry Ganga. ¡Envíenle saludos!

El registro del video de su expedición explota con energía, color y vistas de fondo imponentes. Aquí tiene una aventura protagonizada por un alma noble mezclándose con un reparto de miles, filmado en ríos iluminados con antorchas en una tierra ancestral. Siga la aventura en YouTube y la página de la expedición en www.starryganga.com.

Su página hace nota de que aunque se encuentre en el último viaje de su vida (Michele lo llama “muriendo activamente”) todavía sigue propagando el mensaje: “Termina con esta enfermedad. Hazte la prueba. Hazte un Papanicolaou hoy si no te lo has hecho.”

 

Mes de Concienciación sobre el Cáncer Cervical, Enero 2012

E-mail Print PDF

Enero es el mes de concienciación sobre la Salud Cervical y a continuación le presentamos con un comunicado de prensa emitido por ASHA y la Coalición Nacional del Cáncer Cervical (NCCC – siglas en inglés – NCCC se unió a los programas de PVH de ASHA a finales del 2011).

Se han logrado grandes ganancias a la hora de prevenir el cáncer cervical, una enfermedad que afecta a aproximadamente 12,000 mujeres cada año en los EE.UU. (y causa cerca de 4,000 muertes): los programas de la prueba Papanicolaou son uno de los brillantes triunfos de la salud pública y nuevas tecnologías como las pruebas de PVH y vacunas contra el cáncer cervical simplemente refuerzan el arsenal contra la enfermedad. Siguen habiendo retos, claro está, incluyendo la reducción de disparidades raciales y étnicas en la incidencia de cáncer cervical y a la hora de lograr que mujeres y hombres elegibles vayan a vacunarse contra el PVH en mayores números.

ASHA/NCCC tiene recursos disponibles a través del Internet incluyendo pósteres que se pueden bajar, hojas informativas y videos de educación de PVH y cáncer cervical para pacientes, padres y proveedores de la salud. Para más información visite www.quierosaber.org en español o www.ashastd.org para información en inglés.

RTP, NC — La medicina moderna nos a provisto con herramientas sin precedentes para prevenir el cáncer cervical y la Asociación American de la Salud Social (ASHA – siglas en inglés) y la Coalición Nacional del Cáncer Cervical (NCCC – siglas en inglés) hacen llamada a todas las mujeres para que tomen acceso a más pruebas y vacunas que pueden salvar vidas.

Cada año en los EE.UU. se diagnostican aproximadamente 12,000 mujeres con cáncer cervical y más de 4,000 mueren por ello. La verdadera tragedia sobre esta enfermedad es que existen pruebas y vacunas contra el cáncer cervical que pudieran virtualmente prevenir todos estos casos.

En los EE.UU. así como el resto del mundo, la enfermedad afecta desproporcionadamente a mujeres pobres. La Presidente y CEO de ASHA, Lynn B. Barclay, indica que además de no tener acceso al cuidado de la salud, la mujer a menudo no tiene conciencia del cáncer cervical. “La ciencia nos ubica en una posición remarcable para proteger a mujeres en contra del cáncer cervical, pero la tecnología es simplemente la mitad de la batalla”, dice Barclay. “Es imprescindible que continuemos con los esfuerzos que no solo promocionan mayor acceso al cuidado de la salud, pero que también informan a la mujer sobre el cáncer cervical y los maravillosos recursos que tenemos hoy día para prevenir esta enfermedad.”

En el 2012 ASHA/NCCC se enfocará duramente en incrementar la toma de vacunas contra el cáncer cervical. “Menos de la mita de chicas y mujeres jóvenes que son elegibles para vacunarse han completado la serie de tres dosis, por lo tanto es una de nuestras prioridades el incrementar la toma de la vacuna.” Barclay indica que una de las claves para conseguir más “agujas en brazos” es de llegar a los proveedores de la salud así como al público en general: “Especialmente con los padres, es a menudo crucial que el médico de familia o la enfermera endorsen la vacuna. Con esto en mente, estamos desarrollando más herramientas de información y consejería sobre el cáncer cervical diseñados específicamente para proveedores de la salud de primera línea.”

ASHA/NCCC aborda los retos sobre la prevención del cáncer cervical ofreciendo muchos programas los cuales incluyen apoyo a nivel nacional, publicaciones y servicios interactivos que proveen educación y apoyo para pacientes, familias y proveedores de la salud.

La Asociación Americana de la Salud Social (ASHA – siglas en inglés) es una organización sin fines de lucro fundada en 1914 para mejorar la salud de individuos, familias y comunidades, con enfoque en educación sobre las infecciones de transmisión sexual y su prevención. Las páginas de Internet educativas de ASHA incluyen: www.ASHAstd.org (en inglés), www.iwannaknow.org (para adolescentes) y www.quierosaber.org (en español).

Fundada en 1996, la Coalición Nacional de Cáncer Cervical (NCCC – siglas en inglés) es una coalición en crecimiento de personas lidiando con el cáncer cervical y temas relacionados con el PVH. La coalición primordialmente consiste en mujeres, miembros familiares, amigos y proveedores del cuidado, pero también incluye grupos de mujeres, citotecnólogos, proveedores de la salud, compañías biotecnológicas, investigadores del cáncer y organizaciones que ofrecen programas de detección del cáncer cervical. Sus páginas de Internet son www.nccc-online.org y www.giahc.org.

 

Entrevista a Sarina Kaye

E-mail Print PDF

La Coalición Nacional del Cáncer Cervical (NCCC – siglas en inglés) es una organización sin fines de lucro de base independiente que provee servicies a mujeres con (o en) riesgo de cáncer y otras enfermedades relacionadas con el PVH. NCCC se unió con ASHA a finales del 2011. Cerca ya del primer aniversario de esta unión, tuvimos el honor de hablar con la antigua Directora Ejecutiva de NCCC, Sarina Kaye. Bajo el liderazgo de la Sra. Kaye, NCCC evolucionó a ser una organización internacional con sucursales y miembros a través del planeta. Está casada con Alan Kaye, co-fundador de NCCC.

HPV News: Hablenos un poco sobre cómo te involucraste en NCCC ¿Qué te empujó a luchar por la educación y apoyo contra el cáncer cervical?

Sarina KayeMe involucré con NCCC porque recibí resultados positivos de PHV de alto-riesgo y me hicieron varios procedimientos de tratamiento para aclararlos, lo que fue emocional.

Esto ocurrió antes de que la prueba de PVH fuera rutinaria. Alan y yo estuvimos saliendo por un periodo de tiempo cuando me llego el momento de hacerme un Papanicolaou. No siempre fui consistente en hacerme el Papanicolaou exactamente como debería de hacerse. Como madre soltera, estaba ocupada trabajado a tiempo completo y criando a mis tres niños. Alan me insistía en que me hiciera pruebas de Papanicolaou de forma rutinaria. Cuando por fin tomé hora para ir, Alan me animó a que le pidiera a mi obstetra a que me hiciera La Prueba de PVH, puesto que coincidía dentro del grupo de edad que las pautas anticipadas iban a enfocar en que recibieran co-pruebas de PHV y Papanicolaou de forma rutinaria. Me sentía reacia a pedirle a mi médico sobre esta nueva prueba. No obstante, Randi, la esposa de Alan, murió de cáncer y sentí que por lo menos debería de cumplir con lo que me pidió. Mi obstetra entonces acepto de forma reacia a que me hicieran la prueba. Cuando llegaron los resultados, mi médico no sabía qué hacer con información sobre resultados positivos de la prueba de PVH y Papanicolaou. De hecho, cuando les pregunté qué debería de hacer, ¡me dijeron que no me preocupara y que no hacía falta que me hiciera ninguna prueba de seguimiento!

Alan habló con el Dr. Juan Felix de mi parte y le explicó lo que me habían dicho. Después de que Alan hablará con el Dr. Felix me sugirieron que buscara un médico clínico experto en PVH. Encontré a un ginecólogo de oncología recomendado por el Dr. Felix en el Centro de Cáncer Norton Keck de la Universidad del Sur de California (USC). Por aquel entonces pensé que Alan y el Dr. Felix estaban reaccionando demasiado. Fui a visitar a la ginecóloga de oncología, la Dra. Lila Mudersbach, una médico increíble, quien me hizo una colposcopía y encontró varias lesiones CIN2/3 en mi cérvix. Me hicieron dos procedimientos de LEEP, seguidos de algunos asuntos relacionados a recurrencias y tratamientos durante los siguientes varios años.

Si Alan no llegará a insistir a que me hiciera el Papanicolaou rutinario y que además preguntara por la prueba de PVH, y más tarde hablara con el Dr. Felix, no me hubiera hecho otro Papanicolaou en 12 a 18 meses. Basándome en los múltiples tipos de PVH persistente que tenía, y todo lo que había leído, creo que había gran posibilidad de que los tipos de PVH persistente que tenía pudieran llegar a causar cáncer antes de mi siguiente Papanicolaou/examen pélvico.

¿De qué logro o logros de NCCC estás más orgullosa?

El logro que más me orgullece es el Programa de Líder de Sucursal (Chapter Leader Program). Muchas de estas mujeres (¡y uno o dos hombres también!) están luchando contra problemas serios de salud o están apoyando a amigos o familiares, a veces después de haber perdido a la persona que quieren. Dedican su tiempo y energía a propagar la información y asegurarse de que otros no tengan que lidiar con cáncer cervical o PVH persistente. Estas Líderes de Sucursal son de las personas más fuertes, cariñosas y altruistas que jamás he conocido. Tienen tanta pasión por ayudar a otras personas y propagar la información sobre prevención y detección temprana. Han sido mis modelos a seguir e inspiración y me siento bendita por haber tomado parte en empezar este programa.

Ayúdanos a comprender qué es ser diagnosticada con PVH o una condición relacionada. ¿Qué pasa por la mente de una mujer? ¿A qué preguntas necesita tener mayor respuesta?

Esto está claro que es diferente para cada persona pero lo que vi en muchas mujeres (y lo que yo sentí cuando fui diagnosticada) fue miedo y vergüenza. Algunas mujeres también sienten rabia y se sienten victimizadas. El PVH es transmitido sexualmente, por lo tanto en alguna manera te sientes sucia y responsable, como que has hecho algo malo o te ha tocado lo que te mereces. Intentamos tranquilizar a mujeres explicando lo común que el PVH es y cómo es transmitido sin que nadie lo sepa que lo tienen en la mayoría de los casos. Hay miedo a la hora de deshacerse del virus, si estará contigo para siempre y si deberías de comunicárselo a aquellas personas con las que has tenido sexo. Te sientes diferente sobre tu cuerpo y tu sexualidad. Sigue habiendo mucho estigma asociado con esta infección. Aunque creo que hoy en día es mejor; los anuncios sobre la vacuna han despertado conciencia y han dado píe a una conversación sobre el tema, lo que es bueno. Creo que mientras se vayan vinculando más cánceres al PVH, el estigma irá disipándose.

Las recientemente actualizadas pautas de las pruebas de cáncer cervical han extendido los intervalos para hacerse pruebas entre 3 y 5 años en la mayoría de las mujeres. Los datos indican claramente que hacerse la prueba más veces no es usualmente necesario, pero a muchas mujeres y proveedores de salud les inquieta que pase tanto tiempo entre las pruebas de Papanicolaou y PVH. ¿Cómo hablarías con mujeres y proveedores de salud sobre esto?

Como sabes no soy una gran fan de esta pauta. ¡Me preocupa que pase tanto tiempo! Creo que lo más importante es que la mujer (y el hombre, de hecho) necesita hablar con su proveedor de salud profesional y juntos determinar cuál es la mejor estrategia para ella. Deberías de tener un proveedor de salud profesional que no te juzgue o te haga sentir vergüenza (lo que ocurre a menudo, especialmente en diferentes culturas). Mi mensaje sería el de fomentar la comunicación abierta y discurso sobre las circunstancias del individuo para guiar tu tratamiento. También decir que los exámenes de bienestar de la mujer y otros exámenes preventivos deberían de seguir haciéndose anualmente.

Tú (y Alan también) has trabajado sin descanso durante años con NCCC y tu huella quedará en esta organización para siempre. Dado al compromiso y los sacrificios que has hecho por NCCC y el trabajo de apoyo por la causa, ¿es, en parte, agridulce el no seguir involucrada en la operación diaria? ¿Volverás a trabajar en esta área de apoyo contra el cáncer cervical en el futuro?

Es agridulce pero me siento afortunada de haber tenido la oportunidad de dedicarle mi tiempo y energía a NCCC. Me ha dado una visión optimista de la gente en lo que puede ser una sociedad muy negativa y cínica. Siento como que he abandonado la causa un poco, pero sé que NCCC está en buenas manos con una organización que puede proveer el compromiso a la comunidad y apoyo necesarios. Creo que la mayoría de nosotros llega a conocer un puñado de personas muy especiales que tienen un impacto profundo en nuestras vidas. El trabajo que hice en NCCC me permitió conocer a tantas personas verdaderamente especiales, fuertes y cariñosas que han impactado mi perspectiva y actitud.

Tengo una foto de Janet Wagner en mi escritorio, quien murió de cáncer cervical el 25 de abril de 2010. [Janet Wagner era Líder de la Sucursal en Houston.] Este pasado 27 de octubre hubieramos celebrado su cumpleaños – teníamos la misma edad y luchó tan manteniendo una actitud increíble hasta el final de su vida. Tengo esta foto suya porque su sonrisa me hace recordar su fortitud y valentía y compasión y dedicación por ayudar otros. Simplemente esperaba que su trabajo y el de NCC fuera a prevenir que otras mujeres murieran y tuvieran que luchar esta enfermedad. Se estaba muriendo y esa era una de sus grandes preocupaciones. Soy verdaderamente afortunada de haber conocido a esta mujer y otras personas como ella. Muchas han perecido a causa de esta enfermedad, pero gran cantidad son supervivientes que continúan a propagar la información y sabiduría, así como proveer apoyo a aquellas personas en plena batalla simplemente porque quieren ayudar a otros. Me da gran esperanza en este mundo el saber que hay tantas personas especiales y me siento agradecida de haber sido parte de algo tan bueno.

 

La Semi-Escandalosa Historia de una Ex-Virgen: Un Conversación con Danielle Sepulveres

E-mail Print PDF

“Ya me había encontrado tumbada anteriormente con todo lo que me hace mujer desparramado al aire libre a vista de todo el mundo mientras nitrógeno líquido está siendo inyectado en ello, cómo diablos pudiera empeorar la cosa. Hace un año te hubiera dicho que nitrógeno líquido es lo que se usa para hacer la bomba atómica.”

Danielle SepulvedesA la edad de 23 años Danielle Sepulvedes fue diagnosticada con pre-cáncer cervical y comenzó lo que ella califica “Tres años de miedo, amor, pérdida y mucha terapia.” En su libro Losing It: The Semi-Scandalous Story of an Ex-Virgin (en español Volviéndome Loca : La Semi-Escandalosa Historia de una Ex-Virgen), hace uso de un toque ligero para documentar su historia de” acercamiento a la madurez” que incluye la lucha con visitas clínicas, relaciones, y propia estima mientras navega lo que es aún un mundo adulto desconocido.

Camina sobre la secuencia de tu diagnóstico y tratamientos.

A la edad de 23 fui a hacerme mi primer Papanicolaou después de volverme sexualmente activa y resultó anormal. En la clínica indicaron que no estaban seguros si los resultados fueron mal interpretados y que debería de volver a hacerme la prueba otra vez, lo que hice aproximadamente un mes más tarde: resultó anormal otra vez.

Por lo tanto me hicieron una colposcopía y una biopsia y me dijeron que todo parecía estar bien, no necesitarían nada excepto observarme de cerca. Otro Papanicolaou posterior un par de meses más tarde seguía mostrando células anormales que parecían sugerir PVH de alto-riesgo. Los cambios de células fueron tratados con crioterapia (congelando el cérvix con nitrógeno líquido), y después de recibir, de nuevo, más resultados anormales de Papanicolaou, me dieron otra ronda de tratamientos. Unos meses más tarde hicimos la prueba otra vez, los resultados seguían siendo irregulares, por lo tanto concertamos un LEEP (Loop Electrosurgical Excision Procedure en inglés o Conización por asa de diatermia en español – el uso de una asa de alambre delgado para extirpar el tejido cervical anormal). Todo esto tomó un periodo de dos años desde que me diagnosticaron por primera vez hasta las visitas de seguimiento después del LEEP cuando me dijeron que todo estaba claro, que no había más recurrencias de células anormales cervicales.

Todo se ha mantenido claro, y ahora vuelvo a la rutina de hacerme examines anuales, ¡lo que es un cambio positivo!

¿Ha oído hablar alguna vez del PVH?

Casi de paso cuando el PVH fue mencionado durante una clase en la universidad cuando fue descrito como la ETS más común, ¡sin embargo nadie en la clase había oído hablar de ello! Años más tarde, cuando estaba deshaciéndome de cosas en el almacén, encontré mis antiguos cuadernos de la universidad y recuerde haber visto las notas que tomé en esa clase: el PVH es común, a los hombres no se les hacen las pruebas, case 3 de cada 4 mujeres pueden esperar en tenerlo en algún punto de su vida. Pensé que era gracioso como ahora sé todo esto y en aquel entonces no le di demasiada atención.

¿Qué preocupada estabas de desarrollar cáncer cervical?

Mi médico me hizo sentir como que era manejable. Me dijo que el PVH y los Papanicolaou anormales son comunes y que mi condición era algo con lo que podíamos lidiar. Estaba preocupada, a pesar de ello: mi pensamiento era que ¿si tenía pre-cánceres a la edad de 23, el hecho de que los esté mostrando a tan joven edad sugiere que hay algo genético que significa que estoy realmente enferma? Hable sobre la experiencia de hacerse la colposcopía y la biopsia.

Digo a las mujeres que es como tu prueba normal al extreme: la colposcopía/biopsia toma más tiempo y duele más. Es verdaderamente incómodo porque están mirando a cosas bajo un microscopio y, conmigo, usaron un tinte. Había estudiantes de medicina observando, ¡mi médico les iba explicando lo que estaba pasando!

También, van diciendo cosas como “OK, ¿veis eso? Sí, eso podría ser” y voy pensando “Fantástico, ¿qué veis?” Además, con un examen regular entras y sales, se acaba pronto con pocos, si alguno, efectos secundarios. Con la biopsia la mujer puede acabar con un tampón quirúrgico o necesitar un pañuelo sanitario durante uno o dos días.

¿Qué dices sobre la crioterapia?

No es del todo malo, para mí hubo algunos retortijones y nausea, pero no fue terrible. Tienes que tomártelo con calma después, definitivamente no te sientas con la necesidad de ir al gimnasio durante una temporada. Tomé algo de ibuprofeno antes del tratamiento y eso me ayudo.

¿Y sobre el LEEP?

El LEEP no fue malo en absoluto; te suministran anestesia local por lo tanto realmente no sientes nada durante el procedimiento. Una vez llegas a casa podrías tener algunos retortijones y nausea, simplemente sintiéndote incómoda, parecido a lo que sentí después de la crioterapia. Era difícil de encontrar una posición cómoda a la hora de ir a dormir. Simplemente le toma unas horas a tu cuerpo para calmarse y asentarse.

¿Qué deberían los proveedores de salud saber a la hora de hablar con mujeres diagnosticadas con PVH y pre-cánceres cervicales?

Tuve suerte, mi médico fue verdaderamente bueno conmigo, pero tienen que tener cuidado y elegir con precaución lo que dicen. Lo que más me alarmó fue cuando me dijeron que no les gusta subministrar el LEEP a mujeres de mi edad por temas relacionados con futuros embarazos, como parto prematuro. En parte porque era tan joven, me imaginé las peores situaciones hipotéticas “No vas a tener hijos” ¡aunque eso no fue lo que me dijeron! A la hora de hablar de opciones de tratamientos con mujeres en edades para criar, el tema del embarazo y poder llevarlo a término debe de ser manejado con la mayor delicadeza. Quizás reconocer la existencia de posibles complicaciones pero añadiendo que estos problemas no son extremadamente comunes y que somos muy buenos a la hora de hacerle seguimiento para asegurarnos que no se da el parto prematuro.

Habla sobre las emociones que acompañan todo esto.

La parte emocional para mí fue el sentirme sola. Nadie debería de sentirse aislada, por lo tanto es importante hablar con tus amigos y familiares. Si tienes pareja, está bien hablar con ellos también y no es poco usual si se sienten confusos e inseguros. Podéis vencer esto juntos y todo lo que vosotros sentís, todas las emociones, son probablemente normales incluso si piensas que no es así. ¡Parce como que tuve todas las emociones multiplicadas por cinco!

¡No es siempre fácil hablar sobre el PVH, cáncer cervical, y “asuntos de mujer”! ¿Por qué escribiste este libro?

Fue terapéutico para mí. La relación en la que me encontraba en aquel entonces estaba creciendo y sentí la necesidad de conservarlo por lo que me estaba pasando medicamente, como que necesito a alguien alrededor aunque fuera poco saludable en mucho aspectos. Lidié con los asuntos médicos y la relación al mismo tiempo, o sea que fue un gran círculo completo. Tenía dudas de hablar sobre esto, por lo tanto el libro sucedió porque estaba escribiendo cosas ¡cuando no sabía con quién habla!

Srta. Sepulveres, quien vive en Nueva York, trabaja en televisión y cine y en la actualidad está involucrada en la producción del show The Good Wife. Visite la página de Facebook de Losing It para más información. Publicado por Bryce Cullen.