www.hpvnews.org

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Vacuna contra el PVH
Vacuna contra el PVH

La Vacuna de PVH no Causa “Remplazamiento de Tipo”

E-mail Print PDF

Cuando las vacunas de PVH estaban siendo desarrolladas, algunos investigadores se preguntaron si el éxito en bloquear la infección a través de unos tipos de PVH pudiera potencialmente causar que otros tipos ganaran capacidad de infección (conocido como “remplazamiento de tipo”). Las dos vacunas en el mercado protegen contra infecciones relacionadas con un par de tipos virales de “alto riesgo” los cuales se encuentran en la mayoría de cánceres cervicales, PVH 16 y PVH 18. Una de las vacunas también protege contra tipos de “bajo riesgo” (PHV 16 y PVH 11, respectivamente) los cuales se encuentran en 90% de casos de verrugas genitales exteriores.

Las preocupaciones sobre el remplazamiento de tipo nunca fueron demasiado prominentes con la vacuna de PVH, pero surgieron un número de veces a la hora de discutir la eficacia de la vacuna (incluyendo rentabilidad). Afortunadamente, los resultados de un estudio llevado a cabo en África sugieren el remplazamiento de tipo no es problema.

Los sujetos en la investigación eran más de 2,700 hombres participando en un ensayo clínico sobre la circuncisión en Kenia. Los investigadores, encabezados por la Dra. Anne Rositch de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins Bloomberg, encontraron que la vacunación de PVH no promovió “competición” entre los diferentes tipos de PVH y aparentemente no hizo que los tipos de PVH no cubiertos por las vacunas fueran a convertirse en los tipos más comunes. Aunque hay necesidad de investigar este tema más profundamente, los resultados son alentadores y proveen un gran empujón a la “rentabilidad” de las vacunas de PVH, las que hubieran recibido menos aceptación si las vacunas hubieran mostrado el fomento de otros tipos de PVH para remplazar los tipos cubiertos por las vacunas. Lea más aquí.

Referencia:
Rositch A, Hudgens M, Backes D, Moses S, Agot K, Nyagya E, Snijders P, Meijer C, Bailey R, and Smith J. Vaccine-Relevant Human Papillomavirus (HPV) Infections and Future Acquisition of High-Risk HPV Types in Men. JID, 2012. 206(5): 669-677

 

Informe: Poquísimos Adolescentes Vacunándose en contra del PVH

E-mail Print PDF

El índice de vacunación continúa quedándose bien atrás de otras inmunizaciones recomendadas para los adolescentes, de acuerdo a los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC – siglas en inglés).

Hoy día existen dos vacunas contra el PVH en el mercado de los EE.UU., y las dos protegen en contra de los dos tipos de alto-riesgo asociados con aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales. Una de las vacunas también cubre un par de tipos de bajo-riesgo encontrado en aproximadamente 90% de las verrugas genitales. Las dos vacunas se suministran en una serie de tres dosis a lo largo de un periodo de seis meses.

El Comité Asesor en Prácticas de Inmunización (ACIP – siglas en inglés), quien asesora los CDC y otras agencias federales en temas relacionados a vacunas, recomienda la vacuna de PVH de forma rutinaria para todos los adolescentes comenzando a la edad de 11 años. Adicionalmente, ACIP recomienda que todos los jóvenes entre 11 y 12 años de edad reciban las vacunas conjugadas de Meningococo (MenACWY), Tétano, difteria, tosferina acelular (Tdap) y la gripe.

El índice de vacunación de PVH se queda bien atrás de las otras: los CDC indican que en 2011 sólo el 53% de mujeres jóvenes entre 13 y 17 años de edad recibieron por lo menos una dosis de una de las vacunas de PVH y un escaso 34.8% completaron la serie de tres dosis. La toma de Tdap, en comparación, fue de un 78.2% mientras que la cobertura de la vacuna de meningococo fue de un 70.5%. El reto con los jóvenes masculinos es aún mayor: en el 2011 sólo un 8.3% recibieron una dosis, con 1.3% completando la serie.

Un punto de a relucir de este informe es que más afro-americanas (56%) e hispanas (65%) comenzaron la serie de vacunación del PVH que blancas (47.5%). Un factor importante puesto que los índices de cáncer cervical y de mortalidad son más altos entre las mujeres de color. Casi un 60% de las indias americanas y un 56% de las asiáticas recibieron por lo menos su primera dosis de la vacuna también. Con todos los grupos, con excepción de las hispanas (41.6%), sin embargo, menos que un 40% recibieron las tres dosis. Los CDC indican que el conseguir más pinchazos en los brazos va a suponer el asegurarse que los padres comprenden el riesgo que causa el PVH y la valía que tienen las vacunas a la hora de proteger sus hijos e hijas. Indican que una recomendación más robusta por parte de los proveedores de salud también podría ayudar.

Lea en informe (en inglés).

 

Menos Verrugas Ahí Abajo

E-mail Print PDF

La vacuna de PVH tiene impacto en Australia

El índice de verrugas genitals ha bajado drásticamente entre mujeres jóvenes en los años después del comienzo del program nacional de la vacuna contra el PVH en Australia, y los hombres jóvenes en aquellas tierras se han beneficiado, también.

En el 2007, Australia dio comienzo a un programa gratuito de vacuna de PVH en las escuelas para todas las chicas entre las edades de 12 y mayors, y también ofrecía un programa de una vacuna gratuita de “puesta al día” para todas las mujeres residentes de hasta 26 años de edad, administrado a través de proveedores de las salud primarios y comunitarios.

Para poder determinar lo eficaz que este programa de “agujas en brazos” ha sido en prevenir verrugas genitales, los investigadores australianos hiciron nota del índice de verrugas genitales, estado de vacuna de PVH y comportamiento sexual (para poder determinar el sexo de sus parejas) entre clientes de ocho servicios de salud sexual urbanos a través del país entre el 2004 y el 2009.

Los investigadores anotan que el consumo ha sido bueno: en el programa escolar, 70% de aquellas elegibles para la vacuna han recibido las tres dosis en la serie de inmunización (en comparción al aproximado 32% en los EE.UU).

De los 112,083 nuevos pacientes en clínicas de servicios de la salud sexual, 9% (9,867) fueron diagnosticados con verrugas genitales. El índice de verrugas genitales entre mujeres jóvenes residentes que hacen uso de los servicios de la salud sexual disminuyó de un 11.7% en el 2007 a un 4.8% en el 2009, una reducción de 59%.

El impacto no fue limitado solo a las mujeres, puesto que las verrugas genitales externas entre hombres heterosexuales disminuyó 28% en el mismo periodo de tiempo. La reducción fue especialmente pronuniciada entre hombres más jóvenes (edades entre 12 y 26), donde el índice de verrugas genitales bajó 39%.

No se observó una reducción sigmificativa entre hombres que tienen sexo con hombres, mujeres mayores de 26, o residentes de fuera de Australia en el país, por lo que los investigadores concluyeron que el programa de la vacuna de PVH para chicas y mujeres jóvenes ha reducido la carga de las verrugas genitales, haciendo esto el primer estudio que demuestra una disminución en verrugas genitales en la pobalción después de la implementación de un programa de la vacuna de PVH.

La vacuna cuadrivalente usada en el programa nacional de Australia protege contra el tipo de PVH que se encuentra en la mayoría de cánceres cervicales (PHV 16 y PVH 18) y también cubre los tipos asociados con aproximadamente el 90% de las verrugas genitales (PVH 6 y PVH 11). Otro estudio, que examina el potencial impacto de la vacuna en precánceres cervicales, descubrió que la incidencia de emfermedad cervical de alto-grado disminuyó casi a la mitad entre chicas menores de 18 años en los tres primeros años del programa de vacunación de PVH. En este estudio, las enfermedades de “alto-grado” fueron definidas como neoplasia intraepitalial cervical (CIN) y adenocarcinoma in situ (AIS), ambas consideradas precursoras al cáncer cervical invasivo.

Referencias:
Donovan B, Franklin N, Guy R, Grulich A, Regan D, Ali H, Wand H, Fairley C. Quadrivalent human papillomavirus vaccination and trends in genital warts in Australia: analysis of national sentinel surveillance data. The Lancet Infectious Diseases, 2011. 11:39-44.
Brotherton J, Fridman M, May C, Chappell G, Saville A, Gertig D. Early effects of the HPV vaccination programme on cervical abnormalities in Victoria, Australia: an ecological study. The Lancet, 2011. 377(9783):2085-2092.

 

El Consumo de la Vacuna de PVH Continua Bajo

E-mail Print PDF

Una encuesta a padres de adolescents muestra que menos de la mitad de las chicas en el los EE.UU. ha sido vacunada contra el PVH.

Existen dos vacunas contra el PVH en los EE.UU, Gardasil de Merck y Cervarix de GSK. Ambas protegen contra los dos tipos de PVH encontrados en aproximadamente 70% de los cánceres cervicales en el mundo; la vacuna de Merck también protege contra los tipos de PHV que causan aproximadamente el 90% de las verrugas genitales. Las vacunas son altamente efectivas a la hora de bloquear infecciones persistentes y enfermedades relacionadas a los tipos de PVH que cubrem. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización, organizado por los Centros de Control de Enfermedad y Prevención (CDC), recomienda el uso rutinario de la vacuna con todas las chicas entre las edades de 11 y 12, con “puesta al día” para aquellas hasta la edad de 26 que no han sido previamente vacunadas.

A pesar de estas recomendaciones, el índice de la Encuesta Nacional de Inmunización en vacunas de inmunización para adolescentes (NIS-Teen) indica que la mayoría de las chicas no han sido vacunadas contra el PVH. NIS-Teen, una encuesta de 1,900 padres de jovenes entre 13 y 17 elegidos al azar, provee una imagen instantánea anual del porcentage de niños que reciben tres vacunas -PHV, tetano, dipceria, pertusis acelular (Tdap), y conjuagdo menigococcal (MCV4)- que han sido recomendados como uso rutinario entre las edades de 11 y 12.

Las estatísticas del 2010 para dos de las vacunas son alentadores: la covertura de Tdap está a 69%, a 13 más alto que en el 2009, mientras que el 63% de los adolescentes han recibido MVC4, en comparación al 54% del 2009. PVH se queda atrás, sin embargo, con solo 49% de las chicas adolescentes recibiendo la primera dosis de la serie (versus 44.3% en el 2009). Al observar aquellas que han completado la seria de vacunas al completo, un mísero 32% han recibido la serie de tres dosis (este número en el 2009 era 27%).

¿Por qué este número decepcionante con el PVH? En una teleconferencia mientras anunciaba los datos, la Dra. Melinda Wharton de los CDC declaró que podría haber una combinación de factores incluyendo la falta de conciencia de los padres y la incoveniencia de una serie multi-dosis. Ella declara que los proveedores de la salud pueden ayudar a través de recomendar enérgicamente que sus pacientes femeninos sean vacunadas, puesto que las opiniones de los médicos y enfermeras/enfermeros acarrean gran influencia entre padres y pudieran tener reluctancia a vacunar contra el PVH a jóvenes. Otra idea es la de programar las dos visitas de seguimiento cuando se administra la primera dosis.

Lea el articulo complete (en ingles)

 

Intenciones de los Padres Sobre la Vacunación Masculina de PVH

E-mail Print PDF

Una encuesta sometida a padres de chicos jóvenes muestra que aunque mamá y papá tienen opiniones positivas sobre la vacunación de PVH para chicos, sólo el 50% de sus hijos recibirán la vacuna.

La primera vacuna en los EE.UU. apereció en el 2006, inicialmente aprovada para su uso en mujeres entre las edades de 9 a 26 para prevenir verrugas genitales y el cáncer cervical. En el 2009 la indicación de la vacuna fue expandida para incluir la prevención de verrugas genitales en hombres de mismas edades. En el 2010, la vacuna también fue aprovada para prevenir cánceres anales en hombres y mujeres en esas mismas edades.

Otra vacuna que protege contra el cáncer cervical, pero no las verrugas genitales externas, fue también autorizada para mujeres sólo en el 2009.

Para evaluar las opiniones de padres sobre la vacuna masculina del PVH, y los factores que vayan a contribuir a que vacunen su propio hijo, los investigadores en la universidad de Michigan llevaron a cabo una encuesta de Internet donde recibieron información de 1,178 padres de hijos de 17 años o menores. La encuesta también distribuyó al azar mensages donde algunos padres recibieron información básica sobre el PVH y la vacuna, y otros padres recibieron un mensaje elaborado sobre el potencial valor de reducir las verrugas genitales externas en hombres y los cánceres anogenitales, así como la posibilidad de proteger a sus parejas femeninas.

Aquellos participantes que recibieron la encuesta de la vacuna de PVH formaron un subconjunto de un grupo de padres que fueron questionados sobre una variedad de temas de salud. El estudio se dio en agosto del 2009, dos meses antes de que la indicación masculina de la vacuna fuera aprobada.

¿Qué sienten los padres sobre la vacuna de PVH para sus hijos? El 90% de los padres opinó que la vacuna masculina de PVH es importante o muy importante. El 100% lo vio como importante en prevenir la transmisión a mujeres, mientras que el 93% vió el posible valor en prevenir cánceres genitales en hombres y el 91% dijo que es importante prevenir las verrugas genitales. No hubo diferencia en la percepción de la importancia de la vacuna de PVH entre aquellos que recibieron la información básica o aquellos que recibieron la información más elaborada.

Los factores asociados con la intención de vacunar a niños incluyeron la percepción de los grandes benficios de salud que tiene la vacuna, el apoyo familiar a la hora de decider la vacunación del niño, y la percepción de tener pocas barreras (incoveniencia, por ejemplo) a la hora de la vacunación.

Fue un descubrimiento curioso que el 10% de los padres que opinaron que la vacuna masculine de PVH no era, por lo general, importante, fueran a percibir la vacunación masculina como importante en prevenir la transmisión a mujeres y las enfermedades maculinas anogenitales.

A pesar de que haya una proporción abrumadora de padres que piensan que la vacunación masuclina de PVH es importante, sólo aproximadamente la mitad indicó que tenían la intención de vacunar a sus propios hijos. Los autores dicen que esto “...sugiere que algunos padres pudan tener menos entusiasmo por la vacuna cuando son confrontados con una decision personal- en vez de general- sobre la vacunación.”

También declaran de que los padres en su estudio tenían mayor tendencia a hacer nota sobre la prevención de transmisión a mujeres- en vez de prevenir las verrugas genitales en hombres, la única indicación de la vacuna aprovada cuando este estudio se efectuó- como razón importante a la hora de vacunar a hombres. Si la data llega algún día a indicar que la vacunación masculina reduce la posibilidad de infección de PVH en la mujer, dicen que la promoción de este mensaje a los padres podría incrementar la recepción entre sus hijos.

Referencia:
Dempsey A, Butchart A, Singer D, Clark S, Davis M. Factors associated with parental intentions for male human papillomavirus vaccination: results of a national survey. Sexually Transmitted Diseases, 2011. 38(8):769-776.